Aunque a priori puedan parecer iguales las flores secas y las flores preservadas son muy diferentes. El tratamiento de secado no es el mismo, y tampoco la textura y el aspecto que presentan las flores una vez pasan por todo el proceso. En este post te explicamos las diferencias entre las flores secas y las flores preservadas para que sepas identificarlas fácilmente nada más verlas.

El proceso de elaboración que se lleva a cabo para conseguir flores secas y preservadas es distinto

El proceso de secado tanto de las flores secas como de las flores preservadas es completamente diferente y de él depende en gran medida el aspecto final que presentan las flores y su durabilidad. Las flores secas son mucho más frágiles y se rompen fácilmente. Hay que tratarlas con mucho cuidado para evitar que los pétalos de las flores o las hojas se desprendan. Las preservadas siguen siendo delicadas, aunque no tanto como las secas. Suelen tener un aspecto similar al de la flor sin tratar, los pétalos de las flores son mucho más suaves. Veamos aquí abajo las diferencias entre una hortensia seca y otra preservada.

La imagen muestra una hortensia seca con los pétalos más robustos y a su izquierda una hortensia preservada con los pétalos más suaves y delicados

Como podéis ver los pétalos de la hortensia seca no parecen tan suaves al tacto como los de la hortensia preservada y ello se debe como decimos al tratamiento que ha recibido cada una. Mientras que el proceso para obtener flores secas puede ser sencillo (según el método) e incluso puedes poner en práctica algunas de sus técnicas tu mismo en casa, el de las preservadas es mucho más elaborado y lo suelen realizar profesionales especializados. Para secar flores se pueden seguir varios procedimientos como los que te resumimos a continuación:

  • Secadas al natural. Todos hemos recibido alguna vez un ramo o un centro de flores y nos ha dado tanta pena tirarlo por lo bonito que era que lo hemos tenido en casa hasta que se nos ha secado. Así es como se secan las flores de manera natural. Sin regarlas, ni tampoco añadiéndoles agua si las tenemos en un jarrón.
  • Prensadas. Este método es más recomendable para secar flores pequeñas de tallos cortos. Se puede realizar de dos formas. La primera de ellas, colocando las flores entre dos hojas de papel de cera y guardándolas después dentro de un libro durante unas semanas. La segunda envolviéndolas en papel de periódico, después en papel secante y por último, cubrirlo con cartón. Habría que esperar al menos diez días para ver los resultados de este segundo método.
  • Colgadas bocabajo. Probablemente el procedimiento más popular para secar flores y que además sirve para ramos y flores con los tallos más largos. Consiste en colocar las flores bocabajo enganchadas con un cordel de rafia o similar para no dañarlas. Lo ideal sería colocarlas en un lugar oscuro, seco y con buena ventilación, además es muy importante que no les dé la luz del sol.
  • En el horno. El más recomendado para flores con más concentración de pétalos como podrían ser los crisantemos o los ranúnculos. Tan solo es necesario colocar las flores en la bandeja de rejilla del horno, durante un par de horas y calentarlo a una temperatura no muy elevada, que no supere los ochenta grados, dejando la puerta del horno entreabierta para evitar que se quemen.
  • En el microondas. Cubriéndolas en arena, introduciéndolas en el microondas durante unos 3 minutos y dejándolas enfriar después un rato. Cuando la arena esté fría estarán listas.
  • Con gel de sílice. Se trata de un gel muy secante recomendado para utilizar con flores. La forma más adecuada de utilizarlo es cubriendo las flores por completo y dejándolas secar durante una semana.
rosas de pitiminí secas

Rosas de pitiminí secas Foto: Flores Feliu

Una vez secas, las flores suelen someterse a procesos de coloración para darles un aspecto más favorable y similar al que tenían antes. En el caso de las flores preservadas el proceso es más complejo. En este caso en vez de deshidratar las flores se rehidratan. Para ello se utilizan diferentes compuestos como por ejemplo la glicerina, entre otros. Las flores resultantes parecen casi del tiempo, son suaves al tacto y mucho más resistentes que las secas y al igual que ellas también se someten a procesos de coloración para darles un aspecto más atractivo. ¿Nuestras flores preservadas favoritas? Las hortensias, sin duda. Las hay en infinidad de colores. En nuestra tienda física tenemos una gran variedad y pronto podréis comprarlas también online.

Duración de las flores secas y las flores preservadas

Mucha gente nos lo pregunta, pero seguro que tras leer el apartado anterior eres capaz de hacerte una idea. Ambas se conservan perfectas durante mucho tiempo si se cuidan bien, pero si que es cierto que las flores preservadas tienen una mayor durabilidad que las flores secas. De ahí que tengan tanto éxito. Cada vez más gente busca composiciones con flores secas y preservadas porque tenerlas en casa no supone un esfuerzo ya que a penas requieren cuidados. Y conociendo que las flores preservadas duran más que las secas no te extrañará saber que también son un poco más caras. Lo ideal para que el precio de una arreglo con flores preservadas no se nos vaya por las nubes es combinar ambos tipos de flores en un mismo arreglo, aquí puedes ver algunas de nuestras propuestas. Si te ha gustado este post no dudes en compartirlo en tus redes sociales.

¿Te gustaría que escribiéramos más sobre flores secas y preservadas? Deja tus sugerencias en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *